Si, cuando se comparan técnicas de una ETS, es importante poner atención a:

  1. Si el nervio de verdad se corta o sólo se trata.
  2. No afectar los ganglios próximos.
  3. No remover el nervio junto con los ganglios.
  4. No cortar muchos niveles ya que esto puede desencadenar una sudoración compensatoria más intensa.
  5. Asegurarse que los nervios Kuntz o accesorios que crucen la segunda costilla también sean cortados o engrapados. Si esto no se hace, puede ocurrir sudor persistente o recurrencia de los síntomas.

Si se remueve un segmento del nervio junto con los ganglios que están unidos a él, esto puede provocar una sudoración compensatoria más intensa y más dolor postoperatorio. Los ganglios están interconectados de un nivel a otro y si se lastima alguna de estas conexiones, se puede afectar la función regulatoria que estos cumplen en la cadena de nervios simpáticos.

WhatsApp Mándame un Whatsapp